Terminó Retiro Anual de Armas 2012

Por: Mtro.  Arturo Martínez C.


Una delicada curva plateada ondeándose en armonía con el viento, tal parece que el cielo despejado y el sol deslumbrante están de acuerdo, pues cada uno toma su lugar para apreciar este bello arte. Una gota de sudor resbalando por el cuello y luego un grito al unísono “AMITABHA” la clase matutina ha terminado con el sable.

Así es como más de 60 miembros del Templo Shaolín de México A. C., sus Centros Afiliados y Amigos Cercanos  se dieron a la tarea de asistir al monasterio Benedictino de Cuernavaca Morelos con el único objetivo de entrenar en el Retiro Anual de Armas 2012, evento que tiene como objetivo fomentar la convivencia en esta gran familia, y que mejor método de convivencia que entrenando con armas tradicionales.

Uno podía despertar según el programa (08:00 am) sin embargo la sensación que el lugar transmitía inspiraba para levantarse antes, amararse el uniforme, tomar el arma y salir a entrenar, supongo que así pensaba la mayoría y también supongo que la mayoría quedaba sorprendida al ver que efectivamente ya más asistentes estaban afuera haciendo exactamente lo mismo.

El día se dividió en 3 clases de 2 horas y 30 minutos, pero la intensidad del momento hacia que los alumnos junto con los maestros las alargaran de vez en cuando a 3 horas, hasta que una campana sonaba anunciando la comida, desayuno o cena. Hora esperada por todos pues con el hambre del ejercicio y la hospitalidad que el monasterio prestaba  toda la comida sabía riquísimo (obvio el sazón tiene su papel).

Así  transcurrió viernes, sábado y domingo donde la satisfacción de aprender las formas de éstas 2 armas Sable y Garrote se respiraba en el ambiente. Curiosos eran los comentarios como el de “con estas dos armas tenemos tarea para un buen tiempo” o el de “somos muchos, ¿en verdad no se hizo promoción?”.

Por esto y mucho más agradecemos a los más de 60 asistentes que nos acompañaron, tenemos mucha tarea, no dejen de entrenar y los esperamos en el próximo retiro

 

¡¡¡More Chi!!!

¡AMITABHA!