Alto Rendimiento en el Wushu

Cómo llegar a ser atleta de alto rendimiento en el Wushu

 

Es frecuente que los atletas de Wushu, llegado el momento, se pregunten: “¿Como hago para superarme?”. Entrenan, entrenan y entrenan y no ven resultados.  No ven mejoras. ¿A qué se debe esto?

Para empezar a responder estos interrogantes, es importante tener en cuenta los siguientes puntos que son indispensables para llegar a un alto nivel de competencia:

  1. Se debe tener acceso a las correcciones de un buen entrenador o maestro.
  2. Se debe poseer también un sentido de autocorrección o autocrítica.
  3. Se debe poseer una metodología de entrenamiento en concordancia.
  4. Se debe ser constante.
  5. Y lo último, y tal vez lo más importante, nunca se debe dejar de practicar la base del Wushu.

Procedamos al desarrollo de los mismos:

1. El atleta de Wushu frecuentemente debe entrenar solo (y esto sucede tanto en Argentina, mi país, como en los países donde el wushu está más difundido), ya sea por problemas de incongruencia de horario con el gimnasio, por falta de tiempo, o por falta de interés del entrenador (muchas veces el profesor debe hacerse cargo de las clases y deja de lado a los que compiten, que generalmente son la minoría) o por diversos motivos. De todas maneras, el entrenamiento en forma individual es muy fructífero y necesario para poder madurar, cada uno, su estilo personal (que es un ítem muy importante en la planilla y la puntuación final del juez) sin, por supuesto, salirse de los límites de la estandarización de los movimientos, y desarrollar al máximo su potencial de autocrítica, pero esto lo trataremos en el siguiente punto. Si bien es bueno que un atleta pueda entrenar solo, es muy importante poseer una guía (llámese maestro, entrenador o profesor) que nos quite los “vicios” y las “malas interpretaciones” de lo que estamos haciendo y que nos diga como mejorar los diferentes aspectos técnicos y métodos de entrenamientos para técnicas específicas. Si bien hay muchos competidores que no poseen un entrenador “fijo” al que puedan acceder diariamente, es muy importante saber “aprovechar” toda oportunidad de aprender y corregir, tanto con entrenadores nacionales o internacionales como con competidores de mayor capacidad y experiencia que uno. Es muy importante buscar personas experimentadas tanto en la competición como en la enseñanza especializada, ya que son los que mejor nos pueden guiar en los problemas a resolver, pues ellos seguramente alguna vez los tuvieron.

2- Primero aclaremos a que llamo “vicios” y “malas interpretaciones”: el entrenar solo es muy bueno en ciertos aspectos pero si no se tiene cuidado también puede ser nocivo si no se tiene una buena referencia o guía, por ejemplo uno puede adquirir “vicios”, estos son errores que son invisibles para nosotros, o sea que no nos damos cuenta que los estamos haciendo (tal vez por ignorancia o por puro descuido) o se pueden “malinterpretar” ciertas técnicas o movimientos y llegar a hacerlas incorrectamente o en forma desordenada o a “destiempo” o simplemente confundirlas con otras y deformarlas. Para evitar esto hay que ser muy atento y minucioso en la práctica de cada movimiento y “pensar” lo que se está haciendo y como se está haciendo y cuando se encuentre un defecto o nos corrigen un defecto practicarlo mucho hasta adquirir el reflejo natural del mismo. Lo que sucede también frecuente es que ante la falta de una “gu’a” (maestro, entrenador, profesor) se recurre al VHS y se intenta copiar de los campeones, esto no es malo siempre y cuando se sepa lo que está bien y lo que está mal, que significa esto, significa que hasta los mejores atletas de Wushu del mundo tienen defectos (por esta razón nunca se sacan 10 de puntaje) y muchas veces se copian esos defectos pensando que están bien, pero esto no puede suceder si al atleta tiene bien en claro la base del Wushu y como se ejecuta cada movimiento. Recordemos que hasta los mejores atletas del mundo recurren a los videos para autocorregirse o para aprender de otros atletas (no solo en Wushu, sino en otros deportes también); por todo esto es muy importante adquirir ese sentido de autocrítica y autocorrección para poder mejorar día a día y solucionar nuestros problemas en el entrenamiento. Es importante aclarar que el entrenar “solo” no significa necesariamente el entrenar “aislado”, se puede poseer un grupo de entrenamiento en el cual cada uno posea su propia rutina personal de entrenamiento, esto es más útil que entrenar aislado ya que el resto de los atletas pueden llegar a ver defectos que nosotros no vemos y aconsejarnos en base a sus propias experiencias, no importa su nivel, siempre un consejo es bienvenido, solo debemos tener la suficiente modestia para aceptarlos (y si no son correctos refutarlos) y el suficiente compañerismo para ofrecerlos cuando lo veamos propicio.

3- La metodología en el entrenamiento debe ser respetada por todo atleta, es indispensable para mejorar, de otra manera el entrenamiento se torna aburrido y sin sentido.

La metodología frecuentemente es similar de escuela a escuela y de atleta a atleta, pero uno siempre debe introducir sus pequeñas variantes que permitan el desarrollo personal en los aspectos que uno más necesita entrenar. Por ejemplo se pueden introducir más series de algún ejercicio que nosotros necesitemos más o se pueden introducir otros ejercicios más complicados que permitan el desarrollo de otros más simples o se pueden realizar más repeticiones de alguna línea en particular de una rutina que necesitamos mejorar o de algún movimiento específico, etc., muchas son las variantes que se pueden realizar según el individuo, este tipo de indicaciones son realizadas por los entrenadores/maestros según nuestras necesidades inmediatas.

El método de entrenamiento más frecuente utilizado por atletas internacionales es más o menos el siguiente: Comienzo con una entrada en calor y elongación (indispensable); ejercicios de piernas, patadas y básico (Ji Ben Gong); ejercicios de saltos; combinaciones técnicas básicas, intermedias y superiores; realización de las rutinas de a secciones (generalmente 4 o menos) en velocidad baja, media y alta para mejorar ritmo, espíritu, poder, coordinación y estilo; realización de las rutinas completas para controlar tiempo y espacio, ritmo, resistencia y presentación (etiqueta); luego para finalizar algunos atletas realizan series cortas de movimientos que deben mejorar o en su defecto prácticas de base de posturas o ejercicios de equilibrio o resistencia.

4- La constancia debe mantenerse siempre salvo por casos de fuerza mayor como lesiones GRAVES o accidentes, etc. Inclusive inmediatamente después de una competencia importante debe mantenerse un ritmo de entrenamiento, si bien no tan alto, pero no debe permitirse “achancharse” uno mismo, de otra manera suele ser muy difícil después retomar el ritmo fuerte del período de competición y mucho más mejorar. Las vacaciones para un verdadero atleta no pueden ser muy largas, ya que esto afectaría al rendimiento posteriormente, el desarrollo de un atleta debe ser constante, si no se es constante es muy difícil superarse.

5- Este punto es tal vez el que más frecuentemente es descuidado. Suele suceder que algunos atletas descuidan la base del Wushu y ponen toda su atención en el entrenamiento de las rutinas o del combate (en el caso de los atletas de San Shou), NUNCA debe dejarse de lado la base (ejercicios de piernas y patadas, combinaciones, ejercicios de posturas, equilibrio), por ejemplo: se suele hacer la entrada en calor y a continuación comenzar a practicar las rutinas o combate, esto resulta en un entrenamiento desordenado y sin sentido práctico. Si bien hay etapas en que debe prestarse más importancia al entrenamiento específico de lo que se va a ejecutar en la competición (generalmente cuando se avecina una) siempre hay alguna postura o técnica o algún aspecto técnico general que corregir o mejorar.

Concluimos entonces en que la mejor manera de alcanzar un nivel alto en la competición es mantener un entrenamiento prolijo y ordenado, constante y a consciencia, de otra manera el progreso sería muy lento o nulo en algunos casos. Es necesario destacar que la mejores condiciones de entrenamiento están dadas cuando se posee una escuela o instituto deportivo y se entrena con un equipo y entrenadores, médicos deportólogos, psicólogos, etc. designados a tal efecto, pero como aclaré al principio esto sucede solo en algunos países donde el wushu de competición esta muy difundido y desarrollado

 

Speak Your Mind

*